Las personas que hacéis esto posible

Si no tienes nada no puedes perder nada


- Pero, ¿cómo puedo saber que lo estoy haciendo bien?, ¿cómo se que no me estoy equivocando?.
- Eso no lo sabrás, no, hasta que lo intentes... tal vez te equivoques pero ¿y qué más da?, si no lo intentas tampoco lo conseguirás.
Y si no lo haces tú, ten por seguro que otro lo hará y quizás ese otro lo consiga... y entonces te arrepentirás toda tu vida de no haberlo intentado,
de no haber arriesgado y créeme... esa sensación es mucho peor que la dulce satisfacción de haberte equivocado.

lunes, 18 de julio de 2011

Si algo no es para tí, déjalo ir


Para sentir mejor el texto, clic aquí

Por esas personas, que te sonríen a la cara pero piensan que eres gilipollas, que te miran a los ojos prometiéndote algo mejor y luego rompen sus promesas, que te dicen que tu vestido rojo les encanta y te critican
a las espaldas, que son capaces de hacerte creer en lo increíble, de confiar en algo que no es fiable, de ilusionarte con un montón de tonterías, de hacerte cambiar tu forma de ver las cosas y de entenderlas, de transformar las mentiras en verdades. Y luego, cuando todas esas ilusiones se rompen de golpe, esa confianza que antes derrochabas se convierte en una coraza de miedos e inseguridades y, aquello que un día fue una tontería, se había convertido ya en algo muy importante para tí. Promesas, ilusiones, sueños, palabras, se convierten en mentiras, engaños, fraudes, desilusiones. Y entonces, es cuando te das cuenta de que en el mundo hay gente, mucha gente capaz de hacer que tu vida cambie para siempre, que te prometen lo que nadie pudo prometerte, y te atas a ellas, y lo das todo, con la esperanza de recibir siempre, pero poco a poco te das cuenta de que esas personas muchas veces no son como tú pensabas, y entonces todo se acaba. Porque aveces se van sin explicación, sin motivos aparentes y se llevan consigo un pedacito enorme de tí, y no puedes hacer nada para retenerlas, no puedes más que decirles adiós y esperar volver a verlas, porque cuando es así, es porque quizás esa persona no estaba destinada a estar junto a tí. Por nuestra vida pasa gente, mucha gente, y muy pocas personas, por eso, cuando nos cruzamos con alguna de esas personas, siempre intentamos retenerlas a nuestro lado con todas nuestras fuerzas, y muchas veces no nos damos cuenta de que no puedes atar a nadie, no puedes obligar a las personas a estar junto a tí si no es lo que ellas han decidido. Por eso, sin un día deciden irse, debemos dejarlas ir, sonreír y decirles adiós, si realmente fuiste importante para ellas, esas personas volverán, si no, es que nunca les llegaste a importar y fue mejor dejarlas marchar.

9 comentarios:

  1. Hay que dejarlas marchar, pero lo mas importante es no seguir nosotros atados a ellas.
    Cariños....

    ResponderEliminar
  2. Hay momentos que es mejor alejarse....aunque sea triste :(

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero a veces no podemos desatarnos tan fácilmente de ellas... muchas gracias♥

    ResponderEliminar
  4. Lo que debes recordar es lo importante que fueron para ti, sigan estando o no a tu lado.

    ResponderEliminar
  5. pf, preciosa...tu blog es sencillamente genial :)

    me encanta todo, la canción de fondo, muy bonita!

    te sigo desde ya!

    te dejo mi blog: http://somethingstriggeredmma.blogspot.com/

    besos ♥

    ResponderEliminar
  6. Sabio consejo, quedarse y aguantar o marcharse y aguantar que diria Ferreiro. :)
    Nos queda resistir, querida.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu blog, yo ahora mismo no tengo blog, si no te seguiría ahora mismo..
    Eres magnífica, esas palabras, el pretexto..¡Todo!
    me encantan todos tus post y me llenan monton al leerlos.

    Sólo eso.

    ResponderEliminar
  8. Esta entrada me ha hecho sentirme un poco yo, soy muy sentimentalista y por eso puedo parecer frío, la confianza se gana poco a poco pero se puede perder en un segundo.

    La desepción hacia alguien que tenías por acciones verdaderas cuando las tuyas realmente sí lo eran, desatan un choque de emociones contradictorias.

    Con el tiempo se aprende algo que puede parecer frío, pero que es el único camino para seguir adelante "quienes se van, dejan hueco para quienes tienen que venir".

    ResponderEliminar